ADD THE SLIDER CODE HERE

14 de abr. de 2012

////
Descubriendo Belice, la joya menos popular del Caribe.


Durante la Semana Santa del año pasado logramos escaparnos 4 días y realizar otra de nuestras rutas. Ya teníamos un poco vistos los estados aledaños, así que decidimos cruzar la frontera y llegar hasta Belice.

La distancia total recorrida en esta ruta es algo menor. La frontera está a unas 4/5 horas de Cancún (depende del tráfico) y a partir de ahí Belice es un país bastante abarcable, por lo que moverse en sencillo.

Os presentaremos una pincelada de este maravilloso país, consejos para cruzar la frontera a la primera, un paseo por la ciudad de Orange Walk y dónde alojarse y dónde comer.  Pasearemos por las ruinas de Altun Ha, Lamanai y Cerros.

Cuatro días (3 noches) fueron suficientes para realizar esta ruta, pero Belice pide más, mucho más tiempo, por lo que más adelante decidimos volver para explorarlo como se merece. Aun así todavía nos queda mucho que ver. Si el tiempo, el dinero y la oportunidad lo permite no me importaría en absoluto volver a pasar por allí y explorarlo durante una buena temporada.

Esta ruta la hicimos en coche, pero desde Cancún existe opción de viajar a todo Belice desde la central de camiones de ADO. Hay lugares más difíciles de acceder por cuenta propia, pero es un país muy preparado para recibir visitantes y preparar excursiones de todo tipo.

4 de abr. de 2012

La mayor parte de la península de Yucatán está cubierta de diferentes tipos de selva. No me voy a extender explicando en profundidad cada una de ellas (si a alguien le interesa, mejor que consulte aquí), así que, a grandes rasgos, explicaré que hay desde la denominada selva baja (al norte de la Península), con árboles de entre 3 y 8 metros de altura, hasta la selva alta, en las zonas del sur, con árboles de entre 20 y 25 metros de altura (y algunos mas altos aún). Evidentemente, el tipo de hábitat influye en la riqueza y la variedad de la fauna que encontramos.

En ésta entrada voy a presentar algunas de las muchas especies animales que hemos visto en nuestros viajes a través de Yucatán. No están todos, ni mucho menos, pero sí son de los que mas abundan (y los que mejor pudimos fotografiar, claro).



Los monos son unos de los mas representativos habitantes de la selva yucateca. Dos especies son las que destacan: el mono araña (Ateles geoffroyi) y el mono aullador (Alouatta palliata). Podemos avistarlos en zonas de selva alta, nosotros los vimos muy bien al sur de Quintana Roo (Dzibanché), en Belice (New river), en Campeche (Calakmul), Chiapas (Frontera Corozal) y Guatemala.



También es habitual encontrar iguanas rayadas (Ctenosaura similis), muy abund
antes en algunos puntos cercanos a la costa, como el yacimiento de El Rey, en Cancún, donde se las puede ver tomando el sol. En época reproductiva los machos, de buen tamaño, suelen pelearse violentamente



Otro animal bastante común es el coatí (Nasua narica), unos mamíferos omnívoros que son fáciles de ver en zonas boscosas. Son fáciles de amaestrar y muchos son convertidos en mascotas. La foto es de Tulum.




El Tapir (Tapirus bairdii) es un animal amenazado de extinción. Vive en Centroamérica, en la jungla, y ha sido cazado indiscriminadamente durante mucho tiempo. Puede llegar a pesar mas de 300 kilos, y es un bicho simpático. Lo vimos en el zoo de Belice.



Hay varios tipos de ardillas pululando por la selva, son muypidas, y es complicado fotografiarlas sin un buen cebo, en este caso sandía. Este bichito (Sciurus yucatanensis, creo) lo pudimos observar en los bosques cercanos a San Ignacio, en Belice, en los jardines del hotel en el que nos alojamos.



Los cocodrilos son unos animales impresionantes. Son habituales en muchos lugares de Yucatán, como la laguna Nichupté. Nosotros los vimos en el New river, en Belice, desde una barca. El de la foto es el cocodrilo mexicano (Crocodylus moreleti).



La serpiente barba amarilla (Bothrops atrox) es un reptil muy venenoso que habita en las selvas americanas. Este ejemplar estuve a punto de pisarlo en Piedras Negras (Guatemala), junto al rio Usumacinta. Afortunadamente lo ví a tiempo y simplemente le hice una foto...



Bajo la superficie del mar también se ven maravillas, como la tortuga verde (Chelonia mydas), de gran tamaño, llegando hasta una longitud de mas de metro y medio, y mas de 300 kgs de peso. Las pudimos ver y fotografiar en Akumal (Quintana Roo), y es un espectáculo maravilloso.


Vimos muchos mas animales, pero no puedo poner todas las fotos. El
que mas destacaría es el jaguar (Panthera Onca), que pudimos oir de lejos en libertad en lo mas profundo de la selva campechana (Rio Bec), y en el zoo de Belice lo vimos en cautividad.


No puedo puntuar la fauna de Yucatán, porque es simplemente espectacular. Le recomiendo a todo el que viaje por la zona que dedique un tiempo a disfrutar de esta riqueza, cada día mas amenazada. Mas adelante publicaremos algunos temas mas en relación con fauna y flora, incluyendo un especial sobre aves, sobre invertebrados o también de flora.



Como colofón un pequeño video resumen...

2 de mar. de 2012

////
 La última parada de nuestra fabulosa ruta fue Oxkintok, "la piedra de los tres soles", muy cerca de la Hacienda Santa Rosa.

Hay que tomar la carretera a Maxcanú y seguir el desvio de 6 kilómetros que lleva hasta el sitio. Es bastante sencillo de localizar.

La excavación de Oxkintok resultó de una cooperación entre el gobierno español y el mexicano para conmemorar el 5º centenario del descubrimiento. Fue mi departamento, en la Complutense, el encargado de llevar a cabo esa excavación y por lo tanto, a pesar de no ser el sitio más influyente de la zona, siempre le he tenido un cariño especial.

Como en todas las historias de familia, la excavación de este sitio, está rodeada de leyendas, traiciones, venganzas, etc. Pero nos ceñiremos a hablar de esta visita.

Dentro del estilo Puuc, Oxkintok resulta original, puesto que su apogeo de desarrolla desde el preclásico. Esa peculiaridad se observa también en la arquitectura de sus edificios, en la que se contempla la evolución de estilos a lo largo del yacimiento.

Destaca las estelas y altares, con una decoración diferente a lo acostumbrado, y sobre todo el Laberinto, pieza única dentro del mundo maya.


Nuestra nota: 7,5/10
Lo mejor: Poder visitarlo completamente solos. 
Lo no tan bueno: El laberinto está cerrado al público, una pena. 
Recomendamos: Visitar las cuevas que hay por la zona. Nosotros no tuvimos ocasión y nos quedamos con las ganas.






9 de dic. de 2011

////
Ya iniciado el regreso de nuestro periplo por tierras campechanas, decidimos regalarnos una noche de descanso y lujo (dentro de nuestras posibilidades, claro). No le hacemos ascos a dormir en campings o cabañas económicas cuando es necesario, sobre todo si ello nos facilita las visitas que nos interesa hacer (aparte de que en muchas de las zonas por las que nos movemos carecen de alojamientos de otro tipo), pero si se tercia, para dar un poco de relax al cuerpo, nos gusta disfrutar de alguna noche en un establecimiento de nivel superior, con una buena cama y demás "lujos".

En este caso nos decidimos por la Hacienda Santa Rosa, en el estado de Yucatán. Se trata de una antigua hacienda henequera rehabilitada como hotel, que se encuentra en el km. 129 de la carretera de Mérida a Campeche, en el pueblecito de Santa Rosa. Es un establecimiento pequeño (solo tiene 11 habitaciones), pero muy agradable, tranquilo y cómodo. El establecimiento tiene servicio de spa, y como cortesía se ofrece a los clientes un masaje de 10 minutos para después de instalarse en su habitación (recomiendo el masaje de pies, sobre todo si se viene de patear yacimientos arqueológicos todo el día).

Las habitaciones son espaciosas y decoradas con muebles antiguos, muy limpias y con todo tipo de comodidades, incluyendo jardín privado y jacuzzi exterior algunas suites.

La hacienda dispone de extensos jardines, con dos piscinas, e incluyendo un muy completo jardín botánico, en la antigua zona de huerto, por el que se puede pasear y disfrutar de la calma del lugar por entre especies autóctonas. Hay que destacar también toda la zona que antaño se dedicaba a la producción de henequén, con sus edificios industriales, maquinaria, viejas chimeneas... todo ello bien preparado para la visita y el paseo.

Hay que hacer mención también del excelente servicio de restaurante que tiene el lugar. La cena fue exquisita, con platos típicos de la región, y el desayuno, en un comedor terraza muy agradable, fue también perfecto.

Nuestra nota: 9/10
Lo mejor: La habitación es de lujo, y la comida también. Destacaría también el ambiente tranquilo y relajado que se respira.
Lo no tan bueno: El precio es un poco elevado para algunos bolsillos.
Recomendamos: Pasear con calma por los jardines y edificios antiguos. Consultar su página web porque a veces disponen de ofertas muy interesantes (sobre todo en temporada baja).

3 de dic. de 2011

La cueva de Xtacunbilxunaan (ya se que es impronunciable para los que no hablamos maya) es una visita que vale la pena realizar si se pasa por la zona del norte de Campeche. Para llegar al lugar hay que seguír la carretera federal 261, de Hopelchén a Muna (la que pasa por Uxmal). A unos 40 km. al norte de la primera encontraréis el letrero del sitio.

No es un lugar imprescindible, la verdad, pero después de ver tanto yacimiento, es agradable visitar algo distinto, para variar un poco. Y hay que decir que la cueva es espectacular. Después de pagar la entrada (que cuesta 50$MXN), se puede descender solo, si se tiene linterna propia, o acompañado por un guia, que es lo que hicimos nosotros.

Esta cueva fue aprovechada por los antiguos mayas para conseguir agua potable, en una zona con muy pocos acuíferos de fácil aprovechamiento. El lugar se siguió usando hasta al menos mediados del s.XIX, hasta que se secó de manera definitiva el pozo principal. Existe una famosa lámina del célebre ilustrador inglés Fréderick Catherwood (que acompañó al explorador John Stephens en sus viajes por la zona), que en 1841 plasmó el interior de Xtacunbilxunaan, pudiéndose ver el sistema de escalas de madera que usaban, probablemente desde la antiguedad, los habitantes de la región para extraer el agua del fondo del cenote.

El tamaño de la gruta es enorme, tanto por la altura del pozo principal como por la cantidad de salas y pozos, de los que nada mas se puede visitar una pequeña parte. La tradición maya emparenta este tipo de cuevas con entradas al Xibalbá, o inframundo, dominado por un conjunto de deidades, y dividido en siete Casas. Es habitual encontrar en su interior restos de ofrendas, altares y restos arqueológicos relacionados con el culto al los dioses del submundo, además de que, en este caso, se identifican las diferentes salas de la inmensa cueva con las distintas casas del inframundo, como la casa de los Murciélagos, o la Casa de las Corrientes de Aire.

Todo el recorrido empieza con un largo descenso hacia la enorme boca de la cueva, por una escalinata que parece ser engullida. La visita se realiza con soporte de audio en forma de altavoces, explicándose curiosidades y leyendas relacionadas con Xtacunbilxunaan, además de iluminación de diversos colores (que en mi opinión podrían haberse ahorrado, con luz blanca basta) y una recreación de la gran escala de troncos que dibujó Catherwood hace 170 años, con maniquíes en el fondo del cenote, para poder hacerse una idea del tamaño del sitio, y del trabajo que suponía extraer agua desde allí.

A la hora de volver a la entrada, la subida es intensa, ya que hemos bajado muchos metros, y la frondosidad de la selva, junto con el calor, nos espera en la superficie.

Nuestra nota: 7/10
Lo mejor: La cueva es espectacular por su tamaño. La Sala Catherwood (donde está la escala) es impresionante.
Lo no tan bueno: El acompañamiento de luz y sonido no es muy bueno
Recomendamos: Llevar vuestras propias linternas, para tener un poco de autosuficiencia dentro de la cueva.

Siguiendo nuestra ruta, en la carretera que enlaza Bolonchén y Hecelchakán, encontramos el yacimiento maya de Xcalumkín.
Se trata de lo que fué un importante centro urbano en el periodo Puuc (clásico final, entre el 600 y el 900 d.C.). La entrada es gratuita.

El lugar debió ser enorm
e, pero en la actualidad hay excavado y reconstruido una pequeña parte de las estructuras presentes en el yacimiento, con lo que la visita no destaca por su espectacularidad.

De todas formas, se pueden ver buenos ejemplos de arquitectura Puuc, co
n sus características decoraciones en forma de columnillas adosadas. No existen aquí (o no están excavados) grandes templos o pirámides, pero sí se pueden ver bastantes ejemplos de edificios palaciegos y residencias nobles, con abundancia de bóvedas semiderruidas, columnas surgiendo por entre los montículos que ocultan el resto de las estructuras. Sin duda sería un lugar mucho mas interesante si se excavara y restaurara mas extensión.

Nuestra nota: 6/10
Lo mejor: Es un buen ejemplo de decoración Puuc, siempre espectacular. Es gratuito y hay poca gente.
Lo no tan bueno: Hay poco excavado, y solo se intuyen el resto de edificaciones enterradas
Recomendamos: Si visitais el lugar en época seca, llevad agua abundante y sombrero, ya que hace un calor terrible.

23 de nov. de 2011

////
Si pudiera volver a uno de los sitios que hemos visitado creo que elegiría Santa Rosa.

Desde el poblado de Holpechén, siguiendo la carretera 261, hacia el km 79 se encuentra la desviación a Santa Rosa Xtampak. Hay que seguir un camino de terracería por unos 40 km. El trayecto se hace largo y algo pesado. Llega un momento en el que deja de haber indicaciones por el camino y siempre hay que seguir en linea recta o bien escoger el camino que esté mejor mantenido (a veces las diferencias son sutiles). Nosotros nos metimos por error en algún pueblito y la terracería se nos hizo eterna, pero finalmente llegamos sin complicación al sitio. Justo donde termina el camino...

Siguiendo la política del INAH (política imaginada por nosotros después de unas decenas de sitios visitados, sin contrastar) al tratarse de un sitio poco visitado y de acceso más bien remoto, el precio es de 31MXN. Sorprendente porque para nosotros, Santa Rosa, ha sido una de las grandes sorpresas de nuestras aventuras y uno de los lugares que más merece la pena visitar.

Se trata de una monumental ciudad de estilo Chenes (aunque hay algunos elementos Puuc por aquí y por allá) que parece fue la "capital" de esta zona durante el clásico. A la vista de visitante está que se trata de un lugar importante. Sus más de 30km2 de extensión, la monumentalidad de sus edificios, la arquitectura de sus plazas, etc. Es uno de los pocos lugares de la zona que contó con estelas grabadas con inscripciones...

El área se sigue trabajando hoy en día y además de las estructuras que nos muestran en el mapa principal se pueden visitar una serie de plazas todavía sin rehabilitar muy espectaculares. Por el camino se pueden observar varios chultunes, muy comunes en el área, que servían para almacenar el agua.

Las partes mejor conservadas y por las que la visita merece la pena son el Palacio (con sus tres niveles de construcción), el Cuartel (espectacular plaza con edificaciones a los cuatro costados) y el edificio de la serpiente con una figura de Itzamná.

Los vigilantes del sitio nos contaron que los "antiguos" (mayas) no siempre están contentos con cómo se trabaja el sitio. Hacía unos meses removieron una piedra que tapaba un arroyo natural en una de las escalinatas del Cuartel, según el guía el agua brotaba casi por el borde del agujero, pero los arqueólogos los dejaron destapado y los mayas se enfadaron y lo secaron. Estando en el lugar, completamente hechizados por el ambiente y su preciosa arquitectura, nosotros no dudamos en ningún momento de que se trataba de un hecho perfectamente real.

Nosotros disfrutamos de una visita deliciosa, una vez más nos perdimos por todos los rincones, encontramos zonas sin excavar y a medio excavar, encontramos selva y lo pasamos fenomenal.

Nuestra nota: 9/10
Lo mejor: El Cuartel y El palacio, pero todo merece la pena.
Lo no tan bueno: La carretera para llegar.
Recomendamos: Llegar temprano para que no apriete el sol, perderse por toda la zona, preguntar a los vigilantes son unos tios estupendos (al menos cuando estuvimos allí) ellos mismo te muestran zonas menos conocidas y cuentan anécdotas del trabajo ya que llevan allí aaaños! Aunque sea un rodeo hay que visitar este lugar. 






10 de nov. de 2011

////
Desde Campeche hay dos maneras de llegar por carretera a Holpechén, ciudad desde la cual se accede fácilmente a los sitios del este del estado y que se caracterizan por su estilo arquitectónico Chenes.

Una de ellas es seguir la carretera 261 que va directa. Nosotros, como pasamos por Edzná y teníamos contemplado regresar por el norte, decidimos tomar la menos transitada 283 y visitar la Región del Chenes. En el mismo día pudimos visitar 3 pequeños sitios: Hochob, Dzibilnocac y Tabasqueño. Los sitios están mejor señalizados si se visitan en sentido contrario (vamos, desde la carretera que nosotros decidimios no tomar) pero no significa que sea imposible encontrarlos...



La arquitectura de la Región del Chenes, con características del Puuc y de Rio Bec, se caracteriza por el uso de máscaras zoomorfas alrededor de puertas y en fachadas superiores (en 3 partes) y cresterías en un solo muro. Es un estilo más complejo de indentificar debido a la semejanzas que guarda con sus vecinos, a veces es más fácil ver las diferencias y así ubicar los estilos correctamente. En este caso, por ejemplo, no encontramos los complejos de torres gemelas de Rio Bec.

Hochob (Lugar de las mazorcas de maíz) se encuentra cerca de la carretera 283, es absurdo que no esté señalizado desde este sentido puesto que se accede de manera más directa que desde Holpechén. Una vez localicéis el poblado de Chencoh ya no tiene pérdida.

El acceso cuesta 31MXN y se encuentra en un alto, tiene caseta de cobro donde venden pequeñas publicaciones útiles para visitar el sitio por apenas 5 MXN y baños ecológicos. Aunque se han encontrado datos de ocupación anteriores, el apogeo de Hochob se dió en el Clásico Terminal (800-1000 d.C) y el Posclásico Temprano (1000-1250 d.C)

Lo que más destaca del sitio es su Palacio Principal con un mascarón de Itzamná que ocupa toda la parte central. Hay otras estructuras interesantes como el Palacio del Este o las Estructuras V y VI en la parte opuesta de la plaza.

Nuestra nota: 7.5/10
Lo mejor: El tremendo mascarón de Itzamná.
Lo no tan bueno: El sitio es pequeño, fuera de la plaza principal no hay nada reconstruido.
Recomendamos: Subir con energía la escaleras! El sitio está en el primer alto que nos encontramos en mucho tiempo!!


Un poco más adelante, siguiendo la misma carretera 283 todo recto, encontramos el pueblo de Iturbide (OJO: que en todos los carteles sale señalizado como Vicente Guerrero). Para llegar a Dzibilnocac (Bóveda Pintada) hay que atravesar el pueblo hasta el final. Nos encontramos entonces directamente con el sitio.

A pesar de situarse sobre una superficie de unos 1.5 km2 el area accesible hoy es muy reducida. El sitio es sencillo y sólo destaca su estructura principal cuyo templo superior se encuentra adornado con mascarones del monstruo de la tierra. Esta estructura nos recuerda muuuucho el estilo Rio Bec.  El acceso es gratuito por el momento.

Nuestra nota: 6.5/10
Lo mejor: La estructura A1, no hay mucho más.
Lo no tan bueno: El sitio es pequeño y se ha excavado muy poco.
Recomendamos: No perder mucho tiempo aquí si tenéis que ver otros sitios.
El último sitio Chenes de nos pilló de camino fue Tabasqueño. Sin duda el mejor señalizado pero cuya carretera de acceso es simplemente infernal. Nosotros llegamos sin "problema" con nuestro SUV, pero tuvimos que asistir por el camino a la única pareja de visitantes que nos encontramos por toda la zona. En época de lluvias imagino que el acceso será muy complicado.

También se trata de un sitio pequeño, cuya zona explorada consiste sólo en una plaza rectangular adornada de edificios estilo Chenes en sus costados, y con su apogeo en el Clásico Tardío.

Su entrada también es gratuita y su Templo-Palacio destaca por su portada zoomorfa integral con mascarones de Chac en los laterales.
Nuestra nota: 7/10
Lo mejor: La portada zoomorfa de la Estructura I
Lo no tan bueno: Lo mismo que los sitios anteriores. Poca superficie explorada.
Recomendamos: Ver los 3 sitios, de esta manera la visita sabe a más.